Botiquin ¡consejos antes de un viaje!

botiquin-farmacia-blasco-ibanez-118

Comenzamos la temporada estival y con ello el deseado viaje que tan bien hemos preparado durante el año. Pero no debemos olvidarnos de nuestro botiquín, que nos puede ser de gran ayuda ante cualquier botiquin-farmacia-blasco-ibanez-118imprevisto que nos pueda surgir durante el viaje. Recordemos que la mejor cura es la prevención.

Antes de todo, debemos preparar nuestra medicación crónica (para diabetes, hipertensión, asma…) acompañada de las recetas correspondientes y en sus envases originales, ya que en algunos países pueden frenarnos en aduanas. Sería recomendable llevarla por duplicado en maleta de mano y el equipaje facturado, en caso de tomar un avión.

Elegido el destino nos dirigiremos al departamento de atención al viajero para informarnos si es necesario administrar vacunas o profilaxis antes de la salida; y sobre recomendaciones higiénico-dietéticas que debamos seguir en el país de destino.

Con independencia del lugar elegido, hay algunos fármacos que no pueden faltar en el botiquín del viajero:

Repelentes de insectos  

Nos previenen de enfermedades graves como malaria o dengue. Deben aplicarse con frecuencia y sobre todo al amanecer, atardecer y durante la noche. Su versión “extreme” está más concentrada, su duración es mayor y por tanto ofrece una mayor protección contra mosquito tigre y zonas en tropicales.

Antihistamínicos

Si a pesar de habernos protegido nos pica algún insecto, es conveniente tener a mano algún antihistamínico, incluso si se produce una reacción alérgica. También una pomada con cortisona nos vendría bien para aliviar el picor, inflamación y dolor producido por la picadura.

Analgésicos y antiinflamatorios

Es probable que durante el viaje se produzcan dolores o molestias generales como dolor de cabeza o dolor muscular. Los analgésicos habituales por vía oral son ibuprofeno, paracetamol o ácido acetilsalicílico.

Antiácidos, supositorios, antidiarreicos, sales de rehidratación oral

Los cambios de dieta durante las vacaciones pueden provocar acidez de estómago. Este problema se puede remediar con antiácidos a base de sales de calcio, magnesio y aluminio.

Es muy común padecer estreñimiento, tanto por el cambio de dieta como por el agua; o incluso sufrir la temida diarrea del viajero. Para evitarlo debemos incluir en el botiquín algún supositorio o microenema de glicerol, además de algún antidiarreico y probiótico para repoblar la flora intestinal. Por último un suero de rehidratación oral nos ayudará a reponer las sales perdidas con diarreas y/o vómitos.
Si hay tendencia a mareos, tampoco debe faltar Biodramina, administrada vía oral 30 minutos antes de la salida en coche, barco o avión.

Protectores solaresbotiquin-farmacia-blasco-ibanez-118
Aunque el destino escogido no sea de playa, en verano se produce una mayor exposición de la piel al sol y esto hace necesario el uso de fotoprotectores. Es importante escoger un protector solar que bloquee tanto rayos UVA como UVB, y se recomienda escoger aquellos superiores a un factor 30. También es aconsejable que sean resistentes al agua aunque no esté previsto el baño, ya que el protector permanece más tiempo sobre la piel. En caso de que por un descuido se haya producido una quemadura solar, es necesario llevar una crema para tratar este tipo de lesiones.

Gotas oculares de suelo salino
Los ojos suelen sufrir en verano más de lo habitual, debido a la continua exposición al sol o al agua de las piscinas. El botiquín debe incluir algún tipo de colirio para evitar enrojecimiento o picor, aunque también se puede optar por usar un suero fisiológico, que nos permitan lavar el ojo en caso de irritación.

Material para curas
Es importante que el botiquín del viajero cuente con todo lo necesario para curar posibles heridas y botiquin-farmacia-blasco-ibanez-118pequeñas lesiones que puedan surgir durante la estancia, sobre todo si el viaje incluye largas caminatas por la ciudad o rutas por la naturaleza. Así, el botiquín debe estar bien equipado de esparadrapo, vendas compresivas, gasas, suero fisiológico, tiritas, antisépticos yodados o clorhexidina…. asegurándose siempre de que no hayan vencido la fecha de caducidad. También son de utilidad los parches para ampollas.

Otros consejosbotiquin-farmacia-blasco-ibanez-118
Cabe destacar también que el botiquín ha de estar siempre en un lugar fresco y seco, es decir, preservado del calor, la luz y la humedad. Obviamente hay que tenerlo fuera del alcance de los niños.
Es muy conveniente además llevar la tarjeta sanitaria individual y el documento de desplazados por si fuera necesario recibir asistencia médica en el lugar de vacaciones.